# DE VISITAS

Panamericana Sur

Un viaje desde Bogotá (Colombia), hasta Buenos Aires (Argentina) a bordo de tres Kawasaki KLR 650.
Los pilotos, mi padre y mi tio.
En este viaje la ruta es cosa de cada día.
Y como es imposible preveerlo todo, ninguno aseguro estar listo para arrancar.

Con cariño. -->



SI QUIEREN DEJAR UN COMENTARIO ESCRIBAN CUALQUIER COSA DONDE DICE "COMENTARIOS" AL FINAL DE CADA DIA. GRACIAS

ENTREVISTA TERRA TV

ENTREVISTA TERRA TV
Conclusiones de viaje

miércoles, 26 de agosto de 2009

Día 7 ANGEL CORTA BALSO



Después de todo lo sucedido en Quito, que por cierto es una ciudad muy organizada, decidimos buscar el mar. Ir a Manta con la idea de que era la playa más cercana entre Guayaqui y Quito.

Llenos de informaciones erróneas salimos por una carretera que estaba supuestamente en perfecto estado, saliendonos de la carretera panamericana, tomamos la que conduce a Manta.

Descubrimos que esta es una carretera olvidada, pero, a pesar del estado de la carretera, este día estuvo lleno de sorpresas.

Saliendo de Qutio, vestido y alborotados, la moto azul, parqueada, se cayó he hizo un efecto dominó con las otras dos motos, rompiendo el espejo de la moto de mi padre (verde). Esto demoró la salida hasta el medio día. Este suceso nos obligo a hacer una parada en la Kawasaki de Quito donde conocimos a Diego Andino y a Carlos quienes nos atendieron y vendieron el repuesto.

Luego de resolver este problemilla salimos rumbo a Manta.

El recorrido por la carretera fue lento pues el estado de la ruta era pésimo, sin embargo había mucho ánimo y anduvimos al ritmo al que no lo permitía la suspensión.

Entrada la noche, la carretera se fue poniendo sola y el paso de los carros se volvió más dilatado. Justo a las 8 de la noche la moto azul presentó una falla momentánea, dejando a Gerardo sin luces por un instante, luego de esto la moto murió súbitamente, el sistema eléctrico estaba muerto.

La primera medida fue constatar la vida de la batería, la cual estaba en perfectas condiciones. Revisado esto el problema pintaba largo y la carretera esta muy sola y no había nada de luz.

En este momento apareció Ángel, un campesino ecuatoriano que nos ofreció un techo en su caza para arreglar la moto.

Ángel corta madera Balso para vivir, en la casa de Ángel empezó el viaje. Ángel tiene cuatro hijas y un nieto. Su hija más chica se llama Lady. Ángel es un ángel. Y eso que yo no creo en eso.

Ángel permitió que nuestro viaje no fuera una tragedia, pues gracias a su ayuda logramos, luego de tres horas aislar el corto que tenía el sistema eléctrico y seguir el viaje. Ángel evito que tuviéramos que mandar las motos a Quito.

Otro dato curioso: gracias a la caída de la mañana conocimos al mecánico de Quito y nos quedamos con su teléfono. Por tener el teléfono del mecánico pudimos encontrar un fusible de repuesto que tiene la moto. Por encontrar este fusible, fue posible arreglar el problema.
Llegamos a Manta a las 2 de la mañana llenos de emoción, pues de no haber encontrado el problema habría sido necesario dormir en la carpa en condiciones algo indeseables. Aunque agradecimos tener la carpa en el maletero como nunca.



Soundtrack: Ryan Adams

1 comentario:

bryanjjrp dijo...

Los felicito por ese viaje y que envidia que les cargo pero bien.....era para acordarle a DON FABIO que desde hace mucho yo ya le había dicho en donde estaba la caja de fusibles y el repuesto como se le va a olvidar algo tan importante como eso
y ojala no me este ganando los madrazos que me prometieron si algo pasaba no siendo mas les deseo que todo les siga saliendo como van y hasta mejor. Bryan Motos y Accesorios